10 abril 2010

Pararrayos de dispositivo de cebado Franklin France







Principio
Su principio de protección se basa en el efecto piezoeléctrico a partir de un reforzamiento   del campo eléctrico local y la creación anticipada de un camino de descarga preferencial, permitiendo evacuar la energía sin daños a las personas ni a las instalaciones en forma eficaz, confiable y con tecnología de punta.
El pararrayos es totalmente autónomo al no requerir de fuente externa, ya que sus componentes son mecánicos y no electrónicos, presentando la ventaja de operar tanto para   descargas positivas como negativas.

Descripción
El pararrayos SAINT ELME® está constituido de :
1) Una cabeza captadora
Perfilada, inalterable y buena conductora, estructurada para engendrar una circulación de aire forzada en su extremo y en su prolongación (sistema VENTURI : tomas de aire y eyectores periféricos)
2) Un asta de soporte


De cobre tratado (o de acero inoxidable según las versiones), cuya parte superior incluye una o varias puntas emisoras de iones de acero inoxidable, insertadas en un manguito aislante y sometidas al potencial flotante. Están protegidas contra los impactos directos del rayo y de la intemperie mediante la cabeza captadora que, de igual manera que el asta, está permanentemente conectada al potencial de 
3) Untransductor (estimulador piezoeléctrico)
Incorporado en la parte inferior del asta es un dispositivo mecánico que permite convertir el esfuerzo proveniente de la acción del viento sobre el pararrayos en una presión sobre las   cerámicas piezoeléctricas produciendo una tensión que será aplicada a través del cable de alta tensión que viaja por el interior hasta la punta ionizante para crear una distribución de cargas libres, por efecto corona.

Funcionamiento
Estimulación piezoeléctrica
El principio del pararrayos Saint-Elme consiste en aumentar el número de cargas libres (partículas ionizadas y electrones) en el aire cercano al pararrayos y crear, en presencia de un campo eléctrico nube-suelo, un canal de elevada conductividad relativa constituyendo un camino preferencial para el rayo.
Cabeza captadora
La creación de cargas libres se hace por efecto corona aplicando sobre la(s) punta(s) ionizantes del pararrayos Saint-Elme la tensión proporcionada por las células de cerámica piezo-eléctrica cuya propiedad es producir una tensión muy elevada por un simple cambio en la presión aplicada. El pararrayos Saint-Elme está equipado de un dispositivo mecánico que permite convertir el esfuerzo resultado de la acción del viento sobre el pararrayos en presión sobre las piezas piezoeléctricas. La tensión así proporcionada está aplicada a través del cable de alta tensión que corre por el interior del asta, sobre la punta ionizante para crear, por el efecto corona, cargas libres. Estas cargas serán después expulsadas por el efecto venturi (circulación forzada del aire), de la cabeza perfilada del pararrayos. Cuando están al exterior de la cabeza, estas cargas están sometidas al campo eléctrico nube-suelo, según la polaridad de la nube (cargas positivas o cargas negativas a su base) y el sentido de la descarga (ascendente o descendente), cuatro tipos de descarga pueden suceder. Bajo nuestras latitudes, medidas estadísticas en el campo, han demostrado que mas de un 90% de las descargas son golpes de rayo descendentes de tipo negativo.



Captura preferencial
El hecho de poder favorecer cebados a valores menores que el campo electrostático, refuerza la probabilidad de captura de los rayos. Esta facultad les confiere una mayor eficacia como captadores preferenciales. Por consiguiente, estos pararrayos ofrecen mayor garantía durante las descargas de poca intensidad (2 a 5 KA) frente a pararrayos de asta, que solo interceptarían los rayos a corta distancia.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...